jueves, 14 de febrero de 2013

NICOLÁS II, ÚLTIMO ZAR DE RUSIA. EL ASESINATO DE LA FAMILIA ROMANOV.


    En este apartado, abordaremos los últimos momentos de la familia del zar Nicolás II. Nuestra intención es ofrecer distintos recursos didácticos para que puedan ser valorados y utilizados en el aula.

    Nicolás II (1894-1917)  fue el último zar de Rusia. Fue el suyo un gobierno autocrático y personal, apoyado en todo momento en la nobleza, la Iglesia ortodoxa y los militares. Nicolás II tenía un carácter bastante débil y vacilante, más bien ligado a la vida familiar que a sus responsabilidades con el Estado.  Estaba convencido de que el pueblo ruso siempre lo respetaría y estaría de su lado, pero estaba muy equivocado como demostrarán los hechos que ahora narraremos.
  A principios de siglo XX, Rusia no era un país moderno, industrial y urbano. Todo lo contrario, la población era eminentemente agraria (80%), la mayor parte pasaba hambre, existían conflictividades laborales (malas condiciones de trabajo, horarios excesivos, salarios muy bajos, etc.), agitación universitaria a causa de la conciencia democrática y revolucionaria de los estudiantes. Por lo tanto, aunque el Zar pareciera bastante popular, la Revolución Rusa de 1917 fue inevitable. 
   La esposa de Nicolás II era nieta de la Reina Victoria de Inglaterra, Princesa Von Hesse, quien se convirtió en Alejandra cuando se unió a la Iglesia Ortodoxa Rusa en preparación para su boda. Ellos tuvieron cinco hijos: (edades al tiempo de sus muertes), las Grandes Duquesas Olga Nikolaievna Romanova (22), Tatiana Nikolaievna Romanova (21), María Nikolaievna Romanova (19), Anastasia Nikolaievna Romanova (17), y el Zarevich Alexei Nikolaievich Romanov (13).
   Un personaje de gran importancia que rodeaba a esta familia fue Rasputín, “El monje loco” como solían llamarle. Fue un místico ruso, que tuvo gran influencia en la corte del zar, y principalmente de la zarina Alexandra. El zarevich Alexei había heredado la hemofília, causa de muerte de varios miembros de su família.  La zarina recurrió a Rasputín para que lo ayudara, y este curó sus hemorragias en varias ocasiones, ganando así la confianza ciega de la zarina y de sus hijas, Olga, María, Tatiana y Anastasia.
     La influencia de Raputín en el gobierno del zar se convirtió en algo de suma importancia, y se extendió considerablemente. El motivo fue que la zarina pensaba que él era un enviado de Dios, ya que la curación de su hijo parecia un milagro. Esto le permitió tomar parte en nombramientos ministeriales. Su comportamiento y su domino sobre el zar creó muchos odios entre la nobleza y especulaciones entre el pueblo.
    Su muerte es un enigma y un símbolo de la decadencia de los Romanov. Rasputín predijo que si él moría a manos de su família, ningún miembro de la familia Romanov le sobreviviría más de dos años. El 30 de diciembre de 1916 fue asesinado por unos aristócratas en una fiesta a la que había sido invitado. Sus asesinos le ofrecieron comida y bebida cargada de cianuro, pero esto no acabó con él y, al ver que no le afectaba, el príncipe Félix Yusúpov, noble perteneciente a la familia de los Romanov, le disparó y le arrojó al río Neva. Más tarde, gracias a su autopsia, se sabe que murió ahogado.
    En octubre de 1917, la Segunda Revolución Bolchevique triunfa y los bolcheviques ordenaron primero el traslado a Moscú del emperador depuesto; pero luego se instruyó el traslado de la familia imperial a Ekaterimburgo, que se hallaba bajo control del Sóviet de los Urales con apoyo del Ejército Rojo. El 4 de julio de 1918, la Legión Checoslovaca avanzó hacia la ciudad y se temió que liberasen a la familia e intentasen restaurar el régimen zarista.  Filipp Isaevich Goloshchekin, quien presidía el Soviet de los Urales, se personó apresuradamente en Moscú con Sverdlov y planteó el asesinato y encubrimiento ante este último; Yákov Sverdlov, a cargo del Soviet central, consultó a la alta cúpula del Soviet Central y la orden fue dada.
    Un escuadrón de la policía checa relevó la guardia en la casa y el 16 de julio recibió la orden de fusilar a toda la familia. En la medianoche del 17 de julio el zar junto a los integrantes de la familia fueron llevados al sótano de la Casa Ipátiev, con la escusa de que les iban a hacer una foto, donde fueron fusilados, junto a algunos sirvientes cercanos, su médico e incluso el perro del niño. Yákov Yuroski junto a 17 soldados armados con fusiles a bayoneta entraron y declararon al zar que el pueblo le había condenado a muerte. El mismo Yuroski disparó al zar y a la zarina. Las duquesas llevaban corsés demasiado apretados y en su interior llenos de joyas, lo que les permitió sobrevivir al tiroteo, pero no a la bayoneta.
    Los cadáveres fueron destruídos por fuego y ácido, y arrojados a unas excavaciones, a 12 km de la ciudad.
   A lo largo de los años, han existido varios rumores acerca de la posible supervivencia de dos de los hijos del zar, ya que en la fosa común se encontraron solo a tres mujeres aparte del zar y la zarina. En un principio, se decía que los dos cuerpos que faltaban eran los de Anastasia y Alexei, el zarevich; pero más adelante, se supo que en realidad la chica que faltaba era María. Los cadáveres de María y Alexéi se encontraron más tarde, y tras hacerle la autopsia a todos, se dió el caso por cerrado y la familia fue enterrada en la Cripta imperial de la Catedral de San Pedro y San Pablo en San Petesburgo, donde yacen todos los zares rusos.
     El zar Nicolás II fue canonizado en el año 1981 por la Iglesia Ortodoxa Rusa que se hayaba en el exilio junto a su familia. Esta decisión se oficializó en el año 2000 en el sínodo de la Ortodoxia Rusa.


 AUDIOS:

1.- El asesinato de los Romanov. Juan A. Cebrián. La Rosa de los Vientos. Pasajes de la Historia. 28`08 min.

    Si queremos profundizar en el tema de la familia Romanov y plantear alguna tarea de indagación o ampliación con nuestro alumnado de 4º de la ESO o de HMC de 1º de Bachillerato, yo, personalmente, recomendaría el audio de la Rosa de los Vientos para plantear una serie de actividades antes y después de su audición.
 

2.- La duquesa Anastasia y la matanza de los Romanov. Juan A. Cebrián. Enigmas de la Historia. (7`08 min). 



3.- Los huesos perdidos de los Romanov. Polvo eres. RNE. (5`16 min.)



 VIDEOS

1.- La familia Romanov. Canal de Historia. 2 partes. 20´47 minutos.



ÁRBOL GENEALÓGICO DE LOS ÚLTIMOS ROMANOV


HEMEROTECA DE EL PAÍS:

     En el periódico El País, en su hemeroteca, podemos consultar numerosas noticias sobre el asesinato de los Romanov, así cómo la investigación posterior y el hallazgo de sus cuerpos. Incluso se recoge el episodio de la canonización de Nicolás II, el último zar, por la Iglesia ortodoxa rusa.

http://elpais.com/tag/nicolas_ii/a/


FOMENTO DE LA LECTURA (Muy interesante):

    Como material didáctico para trabajar en clase, ampliar la información, fomentar la lectura, etc., proponemos la lectura de unos fragmentos de la novela histórica de Carmen Posadas, El testigo invisible, basada en la Rusia bolchevique. En la página 10, y en cursiva, podemos ver un texto donde uno de los verdugos describe cómo se planeó y llevó a cabo el asesinato de la familia Romanov. A continuación podéis leerlo:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Get In Touch

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...