jueves, 7 de febrero de 2013

MUJERES EN LA HISTORIA: ANA DELGADO BRIONES (1890-1962). MUJERES MALAGUEÑAS

     El nacimiento de Ana Delgado Briones se produjo en 1890, en la calle de la Peña, cerca del Teatro Cervantes (Málaga), en el seno de una familia modesta. Sus padres regentaban un cafetín llamado "La Castaña" y, dada la inquietud artística de Ana y su hermana Victoria, las matricularon en la Academia de Declamación que dirigían el escritor Narciso Díaz Escovar y el actor José Ruiz Borrego.
     Ante la difícil situación económica que atravesaba, su padre traspasó el negocio y la familia se trasladó a Madrid en 1906. Allí, las hermanas Delgado continuaron su formación hasta que comenzaron a actuar de teloneras en el café concierto Central Kursaal, con el nombre artístico de "Las Camelias". En ese local, que tenía entre su clientela a lo más granado de la sociedad madrileña, admiró a Ana un príncipe indio, el maharajá  de Kapurthala, que estaba en Madrid con motivo dela boda de Alfonso XIII y Victoria Eugenia, que tuvo lugar en mayo de 1906.
     Su belleza, alabada por sus contemporáneos, encandiló al maharajá  Jagatjit Singh, uno de los hombres más ricos del mundo, que desde París pidió su mano. Anita y su familia, reticentes ante tal propósito, fueron convencidas por los literatos y artistas que frecuentaban el Kursaal y que seguían el asunto con expectación: Valle-Inclán, Baroja, Romero de Torres y Pastora Imperio. A continuación, Ana Delgado se marchó a París, donde durante unos meses recibió una esmerada formación y aprendió idiomas antes de partir para la India, donde se casó el 28 de enero de 1908, en una fastuosa boda a la que llegó montada en un elefante y con un elegante vestido de seda.
     Ana Delgado, ya como princesa de Prem Kaur de Kapurthala (principado situado al norte de la India y que por entonces pertenecía al Imperio Británico), volvió rodeada de todo tipo de lujos (el príncipe le dedicó un palacio de 108 habitaciones, L´Elysée, inspirado en Versalles) aunque con la desconfianza de los funcionarios ingleses y de las demá esposas del maharajá. Anita supo mantener su independencia y vivió al estilo occidental, viajando a menudo junto al príncipe. Escribió un libro en francés, titulado Impresiones de mis viajes a las Indias, publicado en Nueva York en 1915, donde narra sus experiencias viajeras. En 1925, Anita y el maharajá se separaron y ella regresó a Europa con el hijo que había tenido del príncipe indio. Por entonces se comentó en la India que la causa de la separación fue la atracción que la princesa sentía por un primo del maharajá, Charamjit Singh, lo que dio lugar a uno de los escándalos más sonados de la India británica.
     Anita, durante su estancia en la India, nunca olvidó su Málaga natal, y mantuvo una abundante correspondencia con su antiguo profesor Narciso Díaz de Escovar. Se documenta en las fuentes que visitó la ciudad en 1910 y en 1929. Llegó a regalar un manto para la Virgen de la Victoria que, sin embargo, fue acogido con desconfianza por provenir de una "infiel".
    Ana Delgado siguió recibiendo durante el resto de su vida una cuantiosa pensión del maharajá, que le permitió mantenerse junto con su hijo Ajit. Desde los años 30 del siglo XX, mantuvo una relación con su secretario personal, Ginés Rodríguez, quien se encargó de que, tras su fallecimiento en Madrid en 1962, pudiera recibir un entierro católico a pesar de los recelos que todavía albergaba hacia ella buena parte de la sociedad española.

Texto tomado del libro La Mirada Recuperada. Memoria de Mujeres en las calles de Málaga, de Víctor M. Heredia Flores. Publicado por el Ayuntamiento de Málaga en el año 2007.

VIDEOS:

1.- Documental de Anita Delgado Briones. TVE. 24 h. (44´17 min)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Get In Touch

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...